Wheely bug

Wheely Bug surgió en 1995 cuando un par de compañeros australianos identificaron una carencia en los correpasillos habituales y decidieron solventarla. Primero de todo, querían que el juguete no tuviera distinción de género, por eso optaron por utilizar la forma de un entrañable animal. Utilizaron materiales de alta calidad y lo dotaron de unas ruedas multidireccionales con las que el pequeño pudiera girar en todas direcciones y no se quedara bloqueado al chocar con algo. Como era de esperar de una gran idea así, el juguete tuvo éxito enseguida y desde entonces no han parado, incluso han ganado durante 5 años consecutivos
el premio al mejor juguete de Australia, entre otros premios.

Mostrando todos los resultados 3

Mi Cuenta